Basados en nuestra experiencia, queremos enfatizar la importancia del respeto por parte de los líderes en los ambientes laborales, si buscan tener empleados felices y productivos. El respeto es fundamental, y no estamos hablando solamente de los buenos modales y las reglas de cortesía como dar los buenos días o saludar, eso es lo mínimo que se esperaría, sino estamos hablando sobre algo mucho más profundo.

Respetar a un colaborador significa relacionarnos con él con un enfoque de consideración y propiciando un ambiente en el que se sienta cómodo trabajando con nosotros.  En muchas ocasiones confundimos un ambiente agradable con ambientes en los que hay faltas de respeto. La camaradería y las bromas son un excelente mecanismo para la liberación de las tensiones características de los días de trabajo, principalmente de aquellos en que las presiones y el estrés generado por la carga de trabajo o las urgencias son fuertes. Pero hay que tener mucho cuidado de no sobrepasar la delgada línea entre las bromas y el abuso de confianza.  Es agradable, por ejemplo, hacer bromas entre compañeros de trabajo, e incluso de un jefe para con sus subalternos y viceversa, pero eso no significa que sea agradable para una persona el que le pongan apodos o se burlen de ella, o que a costa de su persona o su conducta se hagan bromas y burlas para hacer reír a los demás.

Cuando hablamos de los líderes en las organizaciones, el respeto hacia sus subalternos es clave, porque tiene que ver con cómo se sientes y cómo se ubica en relación con los demás. Si tu eres una persona que desarrolla un rol de liderazgo, tienes que ser muy respetuoso con los demás, porque tu forma de actuar modela e influencia a los otros, según cómo tú te comportes, los otros actuarán. Por eso es tan importante que cuando se realizan cambios en las organizaciones, vengan de arriba hacia abajo y no al revés, de abajo hacia arriba.

El respeto significa entender que la otra persona es digna como ser humano, que no vale más ni menos que tú, implica tener plena consciencia de que las opiniones de otros son tan importantes como las tuyas y que no tienes que estar de acuerdo en todo, su opinión es su opinión y tu opinión es tu opinión, no siempre estarán de acuerdo, algunas veces sí y otras veces no. El respeto surge entonces, de cómo veas tu a las personas en relación a tu mundo y en relación a los demás.

Nuestra información indica que hay muchos buenos líderes en nuestras organizaciones, pero también hay que hacer una fuerte labor de formación y evaluación permanente para provocar cambios en aquellos que desaniman y descorazonan al personal. Estos esfuerzos de mejora deben ser implementados, tanto para ayudar a estos buenos líderes a mejorar, como para forzar, si, forzar la mejora en aquellos que generan ambientes desagradables de trabajo.  Pues un mal ambiente de trabajo es improductivo.

¿Te interesa mejorar la productividad de tu empresa a través de la gestión del talento? Conoce más acerca de nuestra evaluación de clima laboral dando clic aquí: https://bit.ly/2Ijm5sC


Artículos relacionados
Suscríbete gratis a nuestro boletín y no te pierdas nuestros próximos artículos.

Deja tu comentario

Publicado en Noticias el 20 de Marzo de 2019 por Estratek.