Ésta es una pregunta que muchos nos hemos hecho, sobre todo los empresarios de pequeñas empresas y con más frecuencia del año 2020 a la fecha, ya que cada empresa sin importar el tamaño busca prepararse primero para sobrevivir y sin duda alguna para el crecimiento, para ser competitiva, para agregar más valor a sus clientes tanto externos como internos, y en ese sentido la trasformación digital implica desafiar la zona de confort desde adentro de la organización hacia afuera, y que mejor forma de iniciar esta transformación que enfocarse en el recurso más importante, “las personas”. No es un secreto que en las pequeñas empresas las plantillas de colaboradores son reducidas y cada colaborador debe participar en una serie de actividades que pueden no tener relación directa con sus funciones principales, con mayor razón se hace necesaria la utilización de la tecnología para hacer el trabajo más eficiente y productivo a través de la mejorara de los procesos actuales, como por ejemplo: automatizar las tareas rutinarias que hoy les implica gran parte de la jornada laboral, control de vacaciones, ausencias, permisos, registros para la planilla y porque no… la planilla como tal, esta automatización permitirá registros y  cálculos exactos, controles y reportes requeridos por la legislación laboral como el Informe del Empleador, Libro de Salarios, Planilla del Seguro Social, y en general los procesos que son necesarios en el Departamento de Recursos Humanos.

No está demás hacer referencia al servicio que se proporciona a los colaboradores que es un gran ejemplo de cómo cada uno de ellos debe atender a los clientes externos, es totalmente posible mejorar la experiencia del colaborador a través de una herramienta que le permita realizar sus gestiones, tener una trazabilidad del proceso y recibir una respuesta eficiente ante lo que requiere.

Vamos un escalón más arriba, si la empresa está organizándose y preparándose para el crecimiento necesitará talento capacitado, preparado y conectado con la cultura, darle ese enfoque al departamento de recursos humanos, podrá ser posible al contar con una herramienta que permita hacer más eficiente la parte operativa de Recursos Humanos. 

Lo anterior implica un cambio fundamental y sumamente importante en la forma de operar de la organización, significa evolucionar para no quedarse atrás y fomentar la creatividad.  Invertir en la transformación digital es tener una visión a largo plazo y de innovación que tendrá como resultado una administración más eficiente y colaboradores que podrán dedicar tiempo a actividades que generen un mayor valor para la organización y que contribuyan directamente con los objetivos que se espera alcanzar. La gran ventaja es que todos los procesos de implementación de una herramienta tecnológica son más rápidos en las pequeñas empresas, observando los resultados a corto plazo, enviando a los colaboradores de la organización un mensaje de: Innovación, transformación, creatividad y de visión de crecimiento.